EXPERIMENTANDO CON MATERIALES CONTINUOS

¿Os acordáis de la escena de Amelie en la que la protagonista confiesa que uno de sus pequeños placeres era hundir la mano en un saco de legumbres? A mí también me pasa. Creo que esto se debe a que sigue viva en mí la niña que necesita tocarlo todo para saber verdaderamente cómo son las cosas, la niña que necesita experimentar con los objetos para comprobar sus cualidades.
Una de esas cualidades es la de la continuidad/discontinuidad, que nos suele dar quebraderos de cabeza cuando aprendemos idiomas. Pero esta entrada no va de idiomas, va de materiales. En concreto, de materiales continuos, es decir, aquéllos que no se pueden individualizar ni contar, como el agua o la arena. Los coges y se deslizan entre los dedos. Una gozada, sin duda.
No solo por el placer de jugar con estos materiales, sino también por los aprendizajes que conlleva, es muy recomendable dar a los peques oportunidades para tocar diversidad de ellos. Es preciso que preparemos la actividad de antemano, porque suele ser algo que mancha o se desparrama y luego hay que recoger con cuidado.  Creo que el escenario perfecto para experimentar con materiales continuos es la playa. ¡Cómo la disfrutan los enanos! Pero a falta de playa, yo tengo varias formas de hacerlo en casa con mi brujita:

Con bandejas sensoriales; bandejas tipo Montessori, en las que se le ofrece a los peques ciertos materiales para que, dentro de ese espacio o contenedor, los manipulen libremente o con una consigna sencilla. Como en este ejemplo de bandeja que le preparé con mijo, un cereal que comemos y nombramos a menudo porque aparece en el cuento Mira mira en África, del que ya os dejé un vídeo.
Preparé todos los materiales: un recipiente con el mijo, una botella transparente, un embudo y una cucharita.

Aquí está introduciendo el mijo en la botella. Le encanta hacer trasvases, como a su abuela, jeje.
 
A veces se quedaba un poco atascado y tenía que dar golpecitos en el embudo.

Con una mesa sensorial, uno de los mejores objetos que le hemos comprado a la brujita. Le estamos sacando mucho partido desde el año pasado, que ya se mantenía de pie y podía utilizarla.  La que tenemos nosotros es de la marca Smoby, tiene tapas y dos contenedores, con lo que se puede utilizar como mesita normal o para realizar otro tipo de actividades, como experimentos, minimundos, etc. Estuve dando muchas vueltas a qué mesa comprar, si de plástico o de madera, incluso quise fabricarla yo misma (con ayuda del abuelo) tal como había visto que se podía hacer con unas mesas y cajas de Ikea. Finalmente, pensando en la durabilidad, me decidí por la de Smoby y estoy muy satisfecha, porque se la ve resistente y es perfecta para la edad de mi hija. En las imágenes que os enseño la peque está jugando con arena, pero también jugó mucho el verano pasado con agua. Si vuestra casa no tiene patio, podéis ponerles la mesa sensorial en la cocina o en el baño.
Aquí está estampando círculos, pero se pueden estampar toda clase de objetos.

Jugando con la arena mágica y utensilios como cubiertos de juguete, palas, recipientes y objetos naturales.

Para que os animéis a realizar este tipo de actividades, voy a señalar algunos de los beneficios que conlleva experimentar con materiales continuos:
  • Como he dicho al principio, el puro placer sensorial.
  • Hace que los peques se relajen y dirijan su atención a la actividad.
  • Favorece el pensamiento científico, ya que comprueban qué sucede con la materia.
  • Estimula la motricidad fina.
En cuanto a los materiales, las posibilidades son inmensas. Os doy algunas ideas:
  1. Materiales continuos: 
  • Agua (¡aprovechad la hora del baño también!)
  • Arena normal o arena mágica.
  • Diferentes tipos de harina como de trigo o de maíz (parece que mancha mucho pero luego se quita de una sacudida y a los niños les encanta).
  • Bicarbonato mezclado con agua.
  • Cereales sin moler.
  • Legumbres (mejor las de menor tamaño para evitar accidentes)
  • Plastilinas o masas caseras hechas con sal o harina. 
      2. Herramientas o utensilios:
  • Recipientes como vasos, cubos, botellas y tarrinas.
  • Objetos para estampar.
  • Palas y cucharas.
  • Embudos.
  • Coladores.

Espero que os haya gustado la entrada y que os animéis a experimentar con vuestros peques. Seguro que pasáis un rato divertido. 

Comentarios

Publicar un comentario

DÉJANOS TU COMENTARIO

Entradas populares