Pintar la luz. Cómo hacer una vidriera de colores.

La luz es uno de los descubrimientos más interesantes que los niños y niñas hacen tempranamente. Un recurso natural que ofrece multitud de posibilidades lúdicas, científicas y artísticas. 

En estos días de confinamiento, le propuse a mi hija una actividad para decorar las ventanas de casa. Solo se necesitan estos materiales: papel adhesivo con el que se forran los libros, papeles de celofán de distintos colores y tijeras. Primero, yo hice muchos cachitos, porque la brujita aún no sabe recortar y puede ser peligroso para ella. Pusimos todos los papelitos en un recipiente. Después coloqué el forro sobre una superficie plana con el adhesivo hacia arriba y dejé que ella fuera cogiendo trocitos de colores y los colocara sobre el forro libremente.

Hicimos una segunda vidriera para la ventana del salón, pero esta vez, colocamos el forro en el suelo y cogimos montoncitos de papeles de colores y soplamos en nuestras manos dejándolos caer. 

También podemos colorear la luz con un material estructurado disponible en el mercado. Se trata de los bloques de construcción arcoíris que permiten pasar la luz y transformarla. A mí me encanta este recurso, ya que pueden inventar juegos muy diferentes. Puedes comprarlos aquí
  

Comentarios

Entradas populares