8/10/10

EL APEGO

El apego, concepto que debemos a la etología, se define como una vinculación afectiva intensa, duradera, de carácter singular, que se desarrolla y consolida entre dos personas, por medio de su interacción recíproca, y cuyo objetivo más inmediato es la búsqueda y mantenimiento de proximidad en momentos de amenaza ya que esto proporciona seguridad, consuelo y protección. No se trata de un sentimiento inmaterial, sino de conductas observables que comienzan de manera refleja. John Bowbly (1907-1990) fue el primer psicólogo en desarrollar una "Teoría del apego".
El apego constituye la base de las relaciones socioafectivas posteriores.
A continuación os presentamos un vídeo que demuestra esta teoría mediante los experimentos que Harry Harlow realizó con pequeños monos:



FASES DEL APEGO:
  1. Desde nacimiento a los 3 meses: preferencia por los miembros de la propia especie; los niños muestran preferencia por estímulos como rostros, voces o temperatura humana.
  2. Entre los 3 y 5 meses: preferencia por las figuras familiares sin rechazar a los extraños; el bebé reconoce caras, voces y olores, permitiéndole distinguir a la figura de apego, sin rechazar a los extraños. Ante la figura de apego el bebé mostrará una serie de conductas diferenciales: la sonrisa, vocalizaciones, interrupción del llanto, entre otras.
  3. Desde los 6 a los 12 meses: vinculación y miedo a los extraños; el bebé manifiesta una clara preferencia por la figura de apego, rechazando a los desconocidos. La separación provoca reacciones de protesta y ansiedad y el reencuentro produce alegría y sosiego.
  4. A partir de los 12 meses: independencia; establecido ya el vínculo de apego, el niño va conquistando cierto grado de independencia gracias a sus nuevas capacidades de locomoción, verbales e intelectuales.
TIPOS DE APEGO:
  • Apego seguro: Se da en el 65% de los bebés. Los bebés con este tipo de apego exploran de forma activa mientras están solos con la figura de apego, y pueden intranquilizarse visiblemente cuando los separan de ella. A menudo el bebé saluda a la figura de apego con afecto cuando regresa, y si está muy inquieto, trata de entrar en contacto físico con ella. Estos bebés son sociables con extraños mientras la madre está presente. (Es el apego idóneo).
  • Apego resistente: Se da en un 10% de los bebés. Los bebés con este tipo de apego tratan de mantenerse cerca de la figura de apego y exploran muy poco mientras ella está presente. Se inquietan mucho cuando ésta se marcha, pero cuando regresa su reacción es ambivalente: permanece en su cercanía, pero pueden resistirse al contacto físico con ella mostrándose molestos por el abandono. Se muestran sumamente cautelosos con los extraños, aún en presencia de la figura de apego.
  • Apego evasivo: Se da en un 20% de los bebés. Los bebés con este tipo de apego muestran poco malestar cuando son separados de la figura de apego y generalmente rehuyen de ella cuando regresa aunque ésta trate de ganar su atención. Suelen ser sociables con los extraños pero pueden ignorarlos de la misma forma en que evitan a su figura de apego cuando regresa.
  • Apego desorganizado/desorientado: Se da entre un 5 y un 10% de los bebés. Es una combinación de los patrones de apego resistente y apego evasivo. El bebé puede mostrarse confuso permaneciendo inmóvil o acercarse para luego alejarse de forma abrupta a medida que la figura de apego se aproxima.


1 comentario :

  1. gracias por todo habeis sido una fuente de informacion muy buena.

    ResponderEliminar

DÉJANOS TU COMENTARIO